La batería es el gran problema de la mayoría de los electrónicos en la actualidad. Los drones no son diferentes. Permanecer en el aire consume mucha energía, lo que hace que la autonomía sea baja. Sin embargo, CyPhy Works, una empresa estadounidense, creó PARC (acrónimo de Persistent Aerial Communications and Awareness), que puede permanecer en el aire para siempre, si el controlador lo prefiere.

No, el dron no usa una fórmula mágica para mantenerse en vuelo. Lo que hay, de hecho, es un cable muy fino, que la empresa llama “microfilamento”, que es capaz de enviar energía al dron de suelo. También permite la transmisión de información desde el dron al suelo.

publicidad

El "microfilamento" en cuestión es delgado, pero no es "micro", con un grosor similar al de un cable de auriculares. Incluso con la presencia de este cable, el dron es capaz de volar muy alto, alcanzando una altura máxima de 152 metros.

Como nunca necesita aterrizar, el dron se vuelve útil para algunas tareas que otros modelos no pueden hacer tan bien, especialmente cuando se trata de vigilancia. De hecho, el ejército de Estados Unidos ya lo está utilizando para monitorear sus complejos militares. La diferencia es que ahora CyPhy ha asegurado la inversión para producir en masa el vehículo para distribución comercial.

Además del cable, el propio dron cuenta con una batería interna en caso de accidente que rompa el filamento. El modelo también cuenta con seis hélices para mantenerse en el aire y cámaras de alta resolución capaces de realizar imágenes comunes e infrarrojas.

La compañía aún tiene que anunciar los precios o cuándo llegará el dispositivo al mercado.

Vía Gizmodo e Engadget