Hoy en día, a muchas personas les resulta difícil mantenerse alejadas del teléfono inteligente, incluso antes de acostarse. Resulta que un estudio publicado por una revista de investigación médica esta semana sugiere que encender la pantalla de su teléfono celular por la noche, en la oscuridad, puede causar una pérdida temporal de la visión.

El estudio siguió a dos mujeres, una de 22 años y otra de 40, a quienes no se les dio a conocer sus nombres y que se quejaron de pérdida repentina de la visión. La “ceguera temporal” sucedió varias veces a lo largo del día, por solo unos segundos, e hizo que las mujeres pasaran por una serie de pruebas diferentes hasta encontrar la causa.

publicidad

La pérdida de visión comenzó cuando las dos mujeres usaron sus teléfonos inteligentes al amanecer, en la cama, en la oscuridad del dormitorio. Ambos crearon el hábito de revisar sus notificaciones con un solo ojo abierto y el otro cubierto por la almohada, que, según los médicos, fue lo que terminó provocando los momentos de ceguera temporal.

Lo que pasa es que el ojo que estaba cubierto por la almohada quedó más dilatado para adaptarse a la oscuridad, mientras que el otro ojo estaba menos dilatado para adaptarse a la luz. Este desequilibrio, según los expertos, no provoca una pérdida de la visión real, sino solo la sensación de ceguera temporal, como cuando entramos en una habitación oscura después de unos minutos en la calle bajo el sol brillante.

La buena noticia es que el estudio aún no es concluyente ni lo suficientemente profundo como para convertirse en una recomendación médica. Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, sin embargo, afirman que aunque el fenómeno de pérdida de visión por el uso de teléfonos inteligentes es extremadamente raro, es mejor evitar encender la pantalla del dispositivo por la noche.

Si realmente necesita encender su teléfono en la oscuridad, los expertos recomiendan que lo haga con los dos ojos abiertos y la pantalla en el nivel de luz más bajo posible. Aunque no provoca ceguera, este hábito puede perjudicar su sueño y, en consecuencia, afectar su salud en otros aspectos.

Vía El guardián