Ingeniería social. Esa parece haber sido la técnica utilizada en el megaataque que afectó anoche a algunas de las cuentas más influyentes de Twitter. Los sistemas internos de la plataforma se vieron comprometidos por piratas informáticos, lo que confirma las teorías de que el ataque se llevó a cabo desde el acceso a las herramientas propias de la empresa y los datos de los empleados.

Twitter reveló que muchas personas parecen estar involucradas en los ataques y que muchos empleados se han visto comprometidos. Motherboard informa que ha hablado con hackers que aseguran haber sobornado a un empleado de la red social para cambiar las direcciones de correo electrónico de cuentas populares y así tomar el control de perfiles.

publicidad

La plataforma aún no ha confirmado esta versión y dice que está investigando. Durante la acción, nombres muy conocidos en la industria de la tecnología, como Bill Gates, Elon Musk y Jeff Bezos, vieron invadidos sus perfiles. Los autores parecen haberse centrado en cuentas de gran relevancia para ganar credibilidad.

La estafa de bitcoin movió alrededor de 120 mil dólares, más de 630 mil reales, en criptomonedas. Debido a la naturaleza descentralizada de la criptomoneda, las víctimas no podrán recuperar el dinero perdido, a menos que los mismos ciberdelincuentes lo devuelvan.

Para contener la acción y evitar daños mayores, Twitter impidió temporalmente el restablecimiento de la contraseña poco después del ataque. Además, a las cuentas verificadas se les prohibió publicar en la red social por tiempo indefinido. Estos perfiles aún pueden retuitear contenido, pero no pueden realizar nuevas publicaciones.