General Motors comenzó a recolectar 68.677 unidades de su vehículo eléctrico Bolt, producido entre 2017 y 2019. La decisión del fabricante está relacionada con las investigaciones de cinco casos de incendio en el compartimento de la batería del vehículo.

 
En todos los casos, las baterías estaban completamente cargadas o cerca de ella. La causa de los incendios aún no se ha determinado, pero existen similitudes entre ellos más allá del nivel de carga: todos los vehículos usaban baterías producidas por una planta de LG Chem en Ochang, Corea del Sur.
 
Como precaución, los vehículos recibirán una actualización de software que limitará la capacidad de la batería al 90%. La acción debe reducir el riesgo de incendio en la batería, mientras el fabricante trabaja para identificar el problema y determinar una reparación definitiva.
 

Cabe mencionar que los modelos 2020 no se ven afectados, ya que utilizan una batería con un diseño diferente.

publicidad