EnglishPortugueseSpanish

La digitalización de las operaciones es una oportunidad para comprender mejor a sus clientes y brindarles mejores experiencias.

Hoy, Brasil tiene más de 17 millones de pequeñas empresas, que representan el 99% de todas las empresas del país y son responsables de alrededor del 30% del PIB, según Sebrae (Servicio Brasileño de Apoyo a la Micro y Pequeña Empresa). Estos emprendedores, según una encuesta del instituto, comenzaron a realizar más operaciones online desde el inicio de la pandemia de coronavirus como forma de sobrevivir. El aumento fue de al menos un 16% en el número total de comerciantes que comenzaron a utilizar herramientas digitales.

publicidad

Mientras tanto, el IDC Señala que la producción de datos en el mundo se duplica cada dos años y que, tras Covid-19, al menos el 43% de las empresas de todos los tamaños pretenden llevar algunos de sus sistemas de gestión a la nube. La llegada de 5G a Brasil tendrá un

papel importante en este avance e involucrará tecnologías como inteligencia artificial, realidad virtual y aumentada, internet de las cosas, seguridad y robótica, para romper las barreras de conectividad que antes restringían la adopción de estos servicios.

Esto significa que se espera que el volumen de datos generados por las empresas, que estarán más digitalizadas y con sus sistemas en la nube, crezca aún más rápido en los próximos años y, para saber navegar por este mar de información, deberán tener una buena estrategia de Big Data. Una encuesta realizada por Edelman y Microsoft reveló que solo el 3% de las pymes brasileñas en la actualidad tienen la intención de priorizar la inversión en análisis de datos, y gran parte porque aún desconocen o no saben cómo utilizar esta tecnología.

Pero con la digitalización de los servicios y el contacto entre la marca y el cliente cada vez más intermediado por la tecnología, las pequeñas y medianas empresas necesitan aprender a aprovechar toda la información que capturan (y aún capturarán) de sus consumidores. Estos datos son sumamente ricos y una fuente inagotable de conocimiento que ayudará al emprendedor a conocer mejor a su cliente y tomar las mejores decisiones comerciales. La información correcta, en el momento adecuado, ayuda a las empresas a tener una ventaja competitiva, independientemente de su tamaño.

La inteligencia artificial (IA) también debe considerarse, como tecnología integrada, para hacer frente a los crecientes volúmenes de datos y humanamente imposible de rastrear y procesar. Los agentes de servicio automatizados y los asistentes digitales, por ejemplo, podrán resolver perfectamente una simple pregunta de un cliente, con la ventaja de estar disponibles las 24 horas, los siete días de la semana. Además, agiliza el servicio, ya que es escalable y libera al agente humano para hacer frente a problemas más sensibles de los clientes.

Comprender los beneficios de Big Data y utilizarlos en su beneficio requiere que las PYME también comprendan la Ley General de Protección de Datos (LGPD). Con todo cada vez más disponible en la nube, definitivamente será necesario fortalecer las tecnologías que protegen la información para que no se produzcan fugas no deseadas. La seguridad de los datos es un rubro que también aparece como una de las principales tendencias dentro del área de TI para este año. Según el estudio Previsiones de IDC Brasil para 2021, solo el 50% de las empresas brasileñas dicen estar en la recta final del cumplimiento de la ley.

Si eres uno de los millones de pequeños emprendedores brasileños, responsables de generar el 55% de los empleos formales en el país, y quieres que tu negocio prospere, empieza a tomarte en serio los datos que genera tu empresa, especialmente los de tus clientes. El proceso de recopilación, análisis e interpretación de información para pymes fue más lento en comparación con empresas más grandes, pero Covid llegó y lo cambió todo. En Internet, el pequeño comerciante compite con una gran empresa y es por eso que comprender el perfil del cliente, las preferencias y el recorrido de compra son insumos fundamentales para brindar una mejor experiencia de compra y relación con la marca. La atención al cliente se ha convertido en una de las mayores ventajas competitivas de una empresa y los datos, su activo más importante.